Segundo día de juicio para cinco sospechosos del asesinato del excandidato presidencial Fernando Villavicencio

En el Complejo Judicial Norte se desarrolla el juicio para cinco sospechosos del asesinato de Fernando Villavicencio.

En el primer día la Fiscalía presentó como parte de su prueba el testimonio de nueve testigos y peritos. En un testimonio anticipado se señaló que el asesinato del político y activista costó 200.000 dólares

En medio de estrictas medidas de seguridad se desarrolla, en el Complejo Judicial norte de Quito, el juzgamiento de cinco sospechosos del asesinato del activista, periodista, político y excandidato presidencial Fernando Villavicencio. El hecho se registró la tarde del 9 de agosto de 2023 a la salida de un mitin en el norte de Quito. Este miércoles 26 de junio inicia el segundo día del juicio en el que la Fiscalía ha ofrecido demostrar la responsabilidad de los procesados en el delito que conmocionó al país en el contexto de las elecciones adelantadas que se efectuaron en año anterior.

En este segundo día la fiscal Ana Hidalgo continuará con la presentación de la prueba testimonial y pericial ante los miembros del tribunal presidido por Milton Maroto, juez ponente y por Pablo Coello y Galo Rumiguano. La teoría del caso que presentó la fiscal en el primer día de la audiencia de juzgamiento apunta a demostrar que entre los procesados hay un autor mediato que es Carlos Angulo, alias invisible, presunto líder del grupo delincuencial Los Lobos. Él desde la cárcel de Cotopaxi en la que se encontraba recluido habría dado la disposición de asesinar a Villavicencio a través de una llamada telefónica. Como coautora la Fiscalía ha identificado a Laura Castillo quien se habría hecho cargo de la logística necesaria para el cometimiento del delito. Eso es dar el soporte en dinero, armas, camisetas, motos, vehículos y otros requerimientos de los participantes del asesinato.

Como cómplices del hecho se ha mencionado a Alexandra Chimbo. Las investigaciones la señalan por ser quien dio a conocer al grupo delincuencial sobre el ingreso y salida de Villavicencio al mitin en el que fue asesinado. Hay otros dos cómplices: Víctor Flores y Marcelo Ramírez. Luis Romero, abogado de Angulo, Flores y Ramírez señaló que probará que los dos últimos no tienen ningún grado de participación y que se ha tratado de ingresar al proceso a personas inocentes.

En el caso de Angulo tuvo una teoría diferente. Dijo que no se cumplió la cadena de custodia con el celular de su cliente, que no tiene participación y que tampoco existe prueba indiciaria contra su defendido y solo hay prueba periférica, por lo que se deberá ratificar la inocencia. César Llanganate, abogado de Castillo consideró que la teoría del caso presentada por la Fiscalía ha sido ambigua y que la adecuación de los elementos es inadecuada. Finalmente Milton Tinizaray, defensor público de Chimbo, ofreció probar la inconsistencia del caso.

La audiencia se realiza de forma presencial y telemática. En el auditorio del Complejo Judicial norte están los jueces, los abogados, parte de la acusación particular, la fiscal, entre otros. Mientras que de forma telemática se han conectado desde dos cárceles los procesados, las víctimas y las acusadoras particulares.

Dos oficiales llamados como los primeros testigos de parte de la Fiscalía narraron las primeras acciones cumplidas tras el asesinato de Villavicencio. Revelaron los detalles de las actuaciones, la recopilación de información de cámaras de vídeo que llevaron a dar con el paradero de 13 sospechosos. De ellos, siete fueron asesinados en dos cárceles de Guayaquil y Quito. Narraron las condiciones en las que se encontró la escena, el levantamiento del cadáver, entre otras cosas. Además se reveló que esa tarde hubo 13 personas que resultaron heridas por impactos de disparos. A ellos se sumó la declaración de un teniente que contó sobre la recopilación y análisis de las cámaras de seguridad de las avenidas Amazonas y Gaspar de Villarroel.

Sin duda la declaración más reveladora del día fue la que se escuchó en la reproducción del testimonio anticipado de la pareja de una de las procesadas. Fue presentado por una perito que certificó la fidelidad de esa prueba que había analizado y que se encontraba en cadena de custodia. Él contó la preparación del delito, los contactos que mantuvo, las llamadas, las reuniones, los enlaces, las disposiciones. Dijo además que cuatro días después del suceso uno de los personajes con el que tenía relación a quien identificó como el Chino le dijo: «Esa cabeza (la de Fernando Villavicencio) valía 200.000 dólares y le mandó a hacer el gobierno de Correa». Dijo también que vio dinero en una mochila que se encontraba en un vehículo. El de asesinar a Villavicencio había sido un encargo que el testigo José Patricio no pudo realizar.

Reconoció que el gatillero, quien asesinó a Villavicencio, era colombiano. Él fue uno de los primeros sospechosos del sicariato que murió en este caso. Afirmó también que alias el Viejo lo mandaron desde Riobamba para organizar el asesinato. Él era quien daba las órdenes, decía lo que tenían que hacer y reveló que en Santo Domingo trataron de atentar contra Villavicencio pero no lo consiguieron por la seguridad que cuidaba al candidato.

Este miércoles seguirá la presentación de testigos y peritos. La Fiscalía anunció 211. La seguridad en el Complejo Judicial se reforzó. Decenas de policías custodian el sitio. Se ha previsto que el juzgamiento de los sospechosos dure varios días.

Facebook
Twitter