Magdalena Gómez Guerrero: «No todo temblor es Parkinson ni todo Parkinson tiembla»

Entrevista. Magdalena Gómez, neuróloga.

ENTREVISTA a Magdalena Gómez Guerrero, neuróloga que trabaja en el Hospital Metropolitana como neuróloga activa desde hace varios años. Médica Cirujana y Especialista en Neurología y Electroencefalografía por la Universidad Colegio Mayor del Rosario Bogotá, Colombia. Miembro de la Academia Americana de Neurología, Academia Europea de Neurología, Sociedad Ecuatoriana de Neurología, Liga Ecuatoriana Contra la Epilepsia. Es docente del Postgrado de Medicina Interna del Hospital Metropolitano.

¿Qué es el Parkinson y cómo se manifiesta?

La enfermedad del Parkinson fue descrita por un doctor llamado James Parkinson hace más de 100 años. Es una enfermedad que cada vez tiene más incidencia y la vemos con más frecuencia a medida que envejece la población porque es una enfermedad del envejecimiento. Es causada por la pérdida de las neuronas que producen la Dopamina. Cuando se disminuye la producción de Dopamina se producen algunos síntomas motores y no motores que son las características de la enfermedad.

Usted dice que es una enfermedad del envejecimiento.

Es una enfermedad degenerativa que se observa más a medida que la población envejece, la gente vive más años pues vemos más frecuentemente esta enfermedad.

¿Existe alguna edad en la que se empiece a manifestar?

Es una cosa muy difícil hacer el diagnóstico preciso de la enfermedad, hay mucho riesgo de error. Casi siempre los casos empiezan a observarse a partir de los 60 años. Después de los 75 años cuando uno hace el examen neurológico a un paciente puede tener algunas características similares al Parkinson y son normales porque son parte del envejecimiento: trastornos de la marcha, caminar agachado, la postura de flexión, tener alguna lentitud para hacer las cosas. Esas son algunas características que se observan normalmente en el envejecimiento, pero para decir que ya existe la enfermedad ya son algunas características importantes como la lentitud en el movimiento, el temblor de reposo, la inestabilidad en la postura y la rigidez.

Esas son las características clínicas muy importantes.

Sí, la lentitud, bradisinesia, la rigidez, temblor de reposo e inestabilidad en la postura. Esas son las características típicas de la enfermedad de Parkinson más las características motoras que nos ayudan a hacer el diagnóstico. Pero hay algunas que son no motoras y que también son parte de la enfermedad.

¿Cuáles por ejemplo?

Algunas alteraciones del sistema nervioso autónomo como el estreñimiento que es muy frecuente. Hay trastornos en la deglución, en la voz, en la capacidad de articular el lenguaje, también hay trastornos en el sueño REM, se producen alteraciones en algunas fases del sueño, inclusive se altera el olfato, también son características del Parkinson. Son cosas que no se interrogan mucho y los pacientes no se dan cuenta, pero son características de la enfermedad. Lea también: «María Elena Flores: Es súper común tener enfermedades, luego cardíacas, por mala higiene«

¿Qué más viene con el Parkinson?

El temblor es una característica de la enfermedad, es un temblor increposo cuando la persona no intenta, tiembla cuando está, es un temblor especial que se llama el cuenta monedas, pero son características muy difíciles porque hay muchos temblores. No todo temblor es Parkinson ni todo Parkinson tiembla.

«Debemos hacer una evaluación por lo menos anual para detectar si el paciente está sufriendo de déficit cognitivo porque también es común en la paciente con Parkinson. Después de 10 años con la enfermedad casi todos los pacientes tienen una alteración cognitiva significativa».Magdalena Gómez Guerrero, neuróloga.

Magdalena Gómez Guerrero, neuróloga.

¿Cómo explicamos eso?

La verdad es que a la gente no le vamos a explicar porque el diagnóstico de estas enfermedades requiere ser hecho por especialistas. No es que las personas se pueden dar cuenta que tengo Parkison porque es muy difícil. El diagnóstico diferencial es muy grande y aún así, haciéndolo con una valoración clínica de un especialista suficiente, el riesgo de error, sobre todo al inicio, puede llegar hasta al 15 %. Entonces es un tema de especialistas. Nosotros siempre recomendamos que vaya al médico clínico, vaya a su médico general, al pediátrico, pero en Parkinson sí se requiere de un especialista, un neurólogo, porque no es un tema que pueda examinarse, los clínicos en general no tienen suficiente experiencia para eso y el diagnóstico se hace por la clínica. No es que hay un examen que le dice: ah, tiene Parkinson, hagámosle una resonancia y esta dice: tiene Parkinson. No, los exámenes se hacen para descartar otras causas de alteraciones en la función motora que es por lo que casi siempre sospechamos Parkinson: en la marcha, en el movimiento, en el balanceo de los brazos, en la escritura, en todas esas cosas.

Magdalena Gómez Guerrero, neuróloga.

¿Quiénes son los más propensos a tener Parkinson?

Personas mayores de 60 años. Claro, hay algunas características genéticas que la Parkina, 1,2,3,4, una cantidad de genes, seis o siete de ellos están relacionados con Parkinson, pero ahora ya se ha observado que hay unos 62 genes que están relacionados con esta enfermedad. Y, en los pacientes que ya tienen Parkinson si se hacen estudios genéticos más o menos el 15 % tienen hallazgos genéticos que coinciden y tienen antecedentes familiares. Pero la mayoría no tiene antecedentes familiares.

¿Qué es lo que desata o provoca el Parkinson?

La causa por la que las células dopaminérgicas se mueren y dejan de producir Dopamina no se saben. Hay algunos factores que se han asociado con esto. Uno, los factores genéticos, si una persona tiene uno, dos, tres o muchos factores genéticos podría ser que se aumenta el riesgo pero también algunas exposiciones ambientales como la exposición a los pesticidas en la juventud o en la infancia, algunas sustancias, cosas que están en el medioambiente. Hay algunas sustancias que se encuentran como tóxicos habituales en el teflón, en los plásticos, en todos los utensilios que usamos, en la ropa, en las licras, hasta en los cosméticos. Entonces hay una cantidad de exposiciones ambientales que todavía no sabemos. Inclusive hay estudios de investigación que relacionan cualquier medicamento con la aparición del Parkinson, entonces eso puede ser simplemente por el envejecimiento, cuando una persona tiene síntomas ha perdido por lo menos el 50 0 60 % de sus neuronas dopaminérgicas.

¿Para llegar a esa conclusión existe algún examen, se hacen estudios, cómo funciona?

Para dar un diagnóstico definitivo de Parkinson la única forma es un estudio histopatológico que necesitaríamos, que eso se hace post mortem no tiene ninguna indicación hacerle a una persona una biopsia cerebral para diagnosticar Parkinson. El diagnóstico es clínico, basado en el análisis que el especialista hace de ese paciente, de su historia clínica, su examen físico, los signos más importantes y el descarte de otras enfermedades que podrían causar algo así. Entonces, cada paciente se estudia y analiza de forma individual. No es necesario para hacer diagnóstico de Parkinson hacer ninguna resonancia, solo con el examen clínico se hace el diagnóstico.

¿Con qué enfermedad se podría confundir el Parkinson?

Con muchas enfermedades. Con el temblor esencial, con el distómico, con muchas enfermedades que causan trastornos en la marcha, por ejemplo, las ataxias, la hidrocefalia, las enfermedades de la médula espinal, enfermedades que producen alteraciones en el movimiento, otras degenerativas que dan signos parkinsonianos o que parecen Parkinson porque dan rigidez o trastornos de la marcha. Hay otras enfermedades que son degenerativas como la parálisis super nuclear progresiva, la demencia de cuerpos de Lewi, la atrofia multisistémica, son varias enfermedades neurológicas que pueden dar síntomas parecido a esto.

¿Hay casos de pacientes menores de 60 años con Parkinson?

Claro, la mayoría de pacientes están sobre los 60 años, pero existe el Parkinson juvenil que aparece antes de los 21 o 25 años. Hay otro, pero es raro, antes de los 45. Usualmente aparece después de los 60 pero cada vez más pacientes que se detectan antes, pero desde los 45 años es común y no se considera juvenil sino cuando aparece antes de los 25 años o antes de los 21 años inclusive.

¿Además de afectar al movimiento, qué afecta esta enfermedad?

Produce alteraciones en el movimiento, alteraciones no motoras en el sistema autónomo y también se asocia con algún déficit cognitivo, se acompaña de depresión en todos los pacientes que tienen estas enfermedades. Debemos hacer una evaluación por lo menos anual para detectar si el paciente está sufriendo de déficit cognitivo porque también es común en la paciente con Parkinson. Después de 10 años con la enfermedad casi todos los pacientes tienen una alteración cognitiva significativa. Puede haber alteraciones en la función ejecutiva en la capacidad de resolver problemas, capacidad numérica verbal, lingüística, puede ocurrir como no puede ocurrir y cada paciente y cada paciente tiene un curso natural muy diferente y no es predecible.

Facebook
Twitter