José Suing: «hay que entregar señales claras a la ciudadanía que no todo es corrupción»

José Suing fue designado por el pleno como presidente de la Corte Nacional de Justicia encargado.

El presidente de la Corte Nacional de Justicia (E) José Suing concedió una entrevista al Círculo de Periodistas Judiciales. Habló de las dificultades para elegir presidente, las acciones que cumplirá en el encargo que le asignó el pleno el pasado 7 de febrero y la coordinación que mantendrá con el Consejo de la Judicatura en temas como la elección de jueces. Suing es partidario de una auditoría judicial.

  • Usted fue la tercera vía para que la Corte salga del entrampamiento por no poder elegir presidente.
  • La realidad sí. Aunque yo había participado en la elección del 26 de enero, conocedor del resultado lo que hice es retirarme a mi sala y viendo un poco de lejos los toros se tiene mejor perspectiva, Vi que seguían activados los que estaban en la parte final y preferí no tomar partido, creo que eso ayudó para ser una suerte de tercera vía.
  • Cómo se logró el acuerdo si hasta el final Iván Saquicela mantenía nueve votos y Daniella Camacho seis.
  • Se siguió las reglas previstas en la normativa de la Corte. Ocurría que presentados los candidatos se dio la votación, tomemos en cuenta el contexto, la Corte Nacional con los titulares tenía 15 y eso genera incidencia en los resultados. Se dio la primera votación, Iván Saquicela tuvo nueve, Camacho tres y yo tres. La regla dice que tienen que desempatarse los que estaban en segundo lugar para terciar con el primero. Se dio la segunda votación: Daniella sacó nueve, yo cinco y había un blanco. Mi lectura fue que optaron por la doctora Camacho y dije hasta ahí llegaron las cosas y desactivé incluso cualquier actividad en redes. Yo soy prudente en mis decisiones y actuaciones y preferí retirarme a mis cuarteles de invierno esperando a ver qué ocurre. Nosotros teníamos los votos decisivos que si hubiésemos optado por entregarle el apoyo al presidente Saquicela él hubiese tenido los 12 votos. Fueron nuestros tres votos decisivos, no teníamos compromisos con nadie. Yo además le había planteado a él que dé un paso al costado desde antes de las elecciones. Generé un acercamiento y le dije: Iván, ya fuiste presidente, me parece un gesto democrático que des un paso al costado y que permitas quedarnos en la contienda. Aunque decía afuera que no era candidato pero por dentro siempre estuvo de candidato. Se precipitaron las cosas en esa línea, supo que no iba a tener el apoyo de nuestros tres votos, con los otros que creo que estaban más radicales creo que ni siquiera llegó a conversar, entonces fue imposible la elección con los 15 magistrados que estuvimos hasta el 3 de febrero. Como los tiempos apremiaban vino el tema del encargo, del más antiguo, de la prórroga, el mejor evaluado. Se empezaron a tejer una serie de hipótesis ante la no elección y la consecuencia sobre qué hacer, cómo ocurre el relevo.
  • ¿Cómo se buscaba resolver?
  • Vino la tesis del encargo, el presidente Saquicela había consultado incluso con la Procuraduría que emitió un punto de vista que no era tan sólido en su contenido pero es lo que blandió como tesis para sostener la teoría del encargo que tenía que pasar por decisión del tema. Cuando vio que no tenía el apoyo suficiente porque seguíamos entrampados en el 9-6, él con buena lectura dijo la prórroga no está regulada si es que dan paso al encargo o a la subrogación, tomen en cuenta que yo soy el mejor evaluado en 2019.
  • Es decir, cualquier solución giraba en torno a que él debía quedarse.
  • Sí, de la forma que sea.
  • ¿Ayudó la salida de los cuatro jueces porque se fueron cuatro votos?
  • Creo que sí porque es una lectura: que usted tenga nueve votos y luego tenga cinco. Teníamos seis y si nos juntábamos teníamos mayoría pero, como la norma del pleno dice que la decisión se debe tomar con 12, estábamos técnicamente imposibilitados para una elección porque quedamos 11 principales y no teníamos opción para nada. Eso desencadenó varias cosas. Al final del camino creo que sí hubo sensibilidad y no sé si un renunciamiento expreso a esas decisiones, creo que también desencadenó el otro tema, el que la Judicatura haya extendido las acciones de personal primero para los jueces que terminaban su periodo y ya no podían continuar. Bloqueados por ese lado. Y el día D, el 5 de febrero, también le notificó al doctor Saquicela que ya no era presidente. Eso llevó a otro escenario, de decir cómo resolvemos el entuerto. La decisión del pleno creo que fue positiva y sensata. Nos reunimos informalmente, simulamos escenarios y se dio solo con simulaciones. Seleccionamos las promociones de cada juez de los que estábamos actuando. De 2012 soy yo, de 2018 Marco Rodríguez y de 2021 Alejandro Arteaga.
  • Usted resulta el más antiguo.
  • Pero no se siguió la tesis del mas antiguo. Se construyó un consenso y se acordó que asuma yo en estas condiciones y generamos el consenso para decir: Va José Suing en representación de su grupo de sobrevivientes de 2012, fueron coyunturas de la vida, nada más.
  • A usted le designaron con otra realidad. Se fueron los jueces, vinieron los conjueces y fue ahí que se dio la solución.
  • No, antes de eso la decisión final no fue de todo el pleno, fue de 17 porque el doctor Saquicela había dicho que la norma no le alcanza para encargar los despachos de los que dejaron de ser jueces. Ahí había un vacío de cuatro. La primera decisión que tomé es principalizar a conjueces siguiendo la regla convocando a los conjueces que aceptaron asumir los encargos hasta que el Consejo termine la designación de titulares. Tenemos los 21 jueces, está todo ordenado, ya tuvimos el primer pleno.
  • ¿Cómo se siente haber sido la solución para resolver el problema complejo que enfrentó la Corte?
  • Con una gran responsabilidad. Pese a que es un mandato temporal hay que entregar señales claras a la ciudadanía que no todo es corrupción, que se pueden hacer las cosas bien y estoy empeñado en apoyar la selección de los nuevos jueces porque que nos faltan 10 titulares y me parece que esta es la oportunidad de oro que tiene la Función Judicial para seleccionar jueces de primera calidad. Para que eso ocurra necesitamos que sea un proceso transparente, que tenga todas las seguridades y estoy presto a apoyar al Consejo en aquello. Tenemos que invitar a la academia, a las universidades que se involucren en el proceso poniendo candidatos, personas para los bancos de preguntas, procesos de selección que sean de altísimo nivel, una comisión a la altura de los jueces.
  • Usted dijo que pondrán a la Corte en el sitial más alto, de dónde nunca debió descender. ¿Qué significa?
  • Creo que hay varios factores. Es un tema estructural, no es un problema solo de los jueces sino también de la funcionalidad. Creo que el sistema informático tiene problemas, se ha evidenciado en muchos casos que es manipulable, tenemos algunos pasos que le hacemos con la bolita o con papelitos, eso no debería existir. Si tenemos herramientas tecnológicas de punta, de avanzada hay que trabajar mano a mano con el Consejo de la Judicatura, por favor desarrollemos este módulo, este programa que nos permita generar esas herramientas. Es un trabajo complejo, no creo que yo vaya a avanzar absolutamente todo, pero sí quiero dar señales, pasos en firme en esa línea. Creo que es necesario generar nueva confianza porque lamentablemente casos, que no creo que sean generalizados sino aislados, empañan la administración de los jueces. Hay materias y contenidos que no se difunden porque no son atractivos a la opinión pública y que no dan que hablar y las cosas cuando no dan que hablar es que está funcionando bien. Parece que las tintas se han cargado solo con el tema penal, obviamente por la relevancia, la trascendencia política, incidencia social y demás. Pero hago un llamado a los medios que pongan los ojos a otras temáticas que también son importantes, son de relevancia y no necesariamente están acompañadas de escándalo, en dónde las cosas siguen funcionando y bien.
  • ¿Pero no sería labor de la Corte difundir lo que se hace en las salas?
  • Estoy de acuerdo. Tengo que sentarme con mi equipo de Comunicación a diseñar una estrategia de difusión no solo de lo que hace la sala penal porque no es la única cara visible que tiene esta Corte.
  • En su discurso de inicio de gestión invitó a arrimar el hombro. ¿Qué significa?
  • Lo que ocurre es que somos dos órganos de la Función Judicial de trascendencia. La Corte en la administración de justicia y el Consejo de la Judicatura el órgano administrativo. No puedo dejar de lado que la función que le corresponde a la Judicatura es llevar adelante el proceso de selección de jueces, eso no quita a que me desentienda y diga estoy esperando a que vengan los nuevos jueces y a ver que sale. Yo sí puedo aportar con criterios, experiencia y apoyos concretos, hacer un llamado, reunirme con académicos, con profesores universitarios, con rectores de universidades, es el momento de involucrarse. Si quieren una Corte de calidad digan a sus docentes e investigadores que se involucren en el proceso, ellos van a ser garantía de transparencia y de calidad.
  • Podría estar en la Corte siete y ocho meses mientras se hace el concurso y luego pasar de temporal a definitivo.
  • Es prematuro hablar de aquello, es una posibilidad. No me aferro a los escenarios públicos, más bien los rehuyo, sin embargo, ya estoy aquí y voy a hacer frente, con entereza y responsabilidad como corresponde.

«No puedo dejar de lado que la función que le corresponde a la Judicatura es llevar adelante el proceso de selección de jueces, eso no quita a que me desentienda y diga estoy esperando a que vengan los nuevos jueces y a ver que sale».

José Suing Nagua, presidente (E) de la Corte Nacional de Justicia
  • Cómo piensa mejorar la imagen de la Corte. Hay jueces mencionados en el caso Metástasis, ¿Cómo evitar esos involucramientos o prevenir?
  • Esa es una tarea muy complicada, nadie ha querido poner los puntos sobre las ies. Ni yo mismo podría decirle el paso que hay que hacer es el siguiente, tengo una receta. Sin embargo, tengo una idea clara de dónde está el problema y qué es lo que podríamos hacer.
  • ¿Dónde está el problema?
  • En la poca transparencia en la gestión de determinadas actuaciones judiciales. Eso lo hacemos con herramientas claras desde lo tecnológico y con medidas administrativas que puede ser con la propia Contraloría que podría entrar a una auditoría al trabajo judicial que nunca se ha hecho. Podría solicitarla. Tendría que conversar con el señor contralor y decirle mire, aquí hay está disposición que nos dice la Ley de la Contraloría que una de sus tareas es la auditoría judicial miremos como están los ejemplos en Uruguay, en Chile también creo que han hecho, qué insumos podemos recibir y en el cortísimo plazo, es decir, necesito que alguien, un experto en auditoría judicial que diga esto se arranca de esta manera, empiecen. Esto nos permitiría transparentar actuaciones de todos, patrimonios. ¿Por qué le tienen miedo a la auditoría judicial? O ¿por qué se justifica? No, es que no pueden entrar a revisar las decisiones. Yo no quiero que se metan con aquello, quiero que hagan un análisis de cuál es la parte administrativa, como se viene funcionando, no tengo información, pero tengo algunas sospechas de los problemas que se tiene en el despacho. Por qué se suspenden tantas audiencias en materia penal que no debería suceder. En otras salas no tenemos. En tres años de regreso que estoy en la sala Contenciosa Tributaria si hemos suspendido dos o tres es demasiado pero ya con razones excepcionales de fuerza y que se justifican, no siempre ocurre eso. Hay que entrar en correctivos. Esas son las cosas que hay que decir. Voy a hablar con mis colegas, con los presidentes de sala, evitemos este tipo de prácticas, no caigamos porque conocemos a ciencia cierta que esas son dilatorias que buscan otros propósitos.
  • ¿La idea de la auditoría, de que dependería y cómo se podría concretar?
  • De construir las herramientas y de la voluntad del señor contralor, tiene la autorización legal para hacerlo. No es un tema tan fácil porque no hay metodologías, nunca se ha hecho porque no tenemos expertos en auditoría judicial. México tiene profesionales auditores judiciales que saben lo que tienen que hacer. Porque no es que tienen que revisar las decisiones judiciales, ese es otro propósito. Acá tienen que ver cómo está el despacho de las causas, se sigue o no un orden cronológico, están todos los expedientes en orden, ese tipo de cosas son las que tienen que verse, se ha convocado a una audiencia conforme dentro de los períodos que están previstos dentro del ordenamiento, esas son las cosas que tendrían que verse dentro de la auditoría judicial.
  • Las acciones para mejorar la imagen de la Corte, además de la auditoría, ¿Cuáles serían?
  • Hay varias cosas que se pueden hacer, empezando desde un análisis el personal de apoyo de las respectivas salas. No quiero decir que sospecho de todos y cada uno de los integrantes ni mucho menos, eso no está en mi cabeza, pero eso es saludable empezar por un proce
  • so de ese tipo de evaluaciones que nunca se han hecho, eso se podría trabajar con la Judicatura para que hagamos una revisión, una auditoría de personal, cómo está, si está en orden la casa, pongamos ese tipo de ladrillitos, empezando por encementar el patio para no trastabillar. No tengo todo el tiempo del mundo tengo para hacer y decir hagamos desde el día de mañana cuando se den las condiciones para eso. Los temas de fondo son muy complicados para eso, hay que hablar con las universidades porque las escuelas de formación de profesionales no nos están generando los resultados debidos porque también tienen que asumir responsabilidad. Hay que hablar con los colegios de profesionales porque no conozco que un colegio profesional haya cumplido con un proceso disciplinario en contra de un colega por una mala práctica y sabemos de la existencia de malas prácticas y hay que hablar con la Judicatura para que si es que hay una calificación de error inexcusable el Consejo no lo exculpe sino que siga con el proceso y llegue a determinar si es que efectivamente existiendo la calificación de error inexcusable se proceda a destituir al funcionario.
  • Escucho un discurso conciliador en la relación con la Judicatura.
  • Es que somos hermanos siameses, no podemos ni debemos estar enojados, debemos trabajar coordinadamente. Hay que trabajar y llevar a la práctica lo que la Constitución manda, somos la misma casa y se tiene que actuar en coherencia. Creo que, si es que no ha habido buenas relaciones, yo voy a construir esas buenas relaciones que felizmente tengo con el presidente actual.
  • ¿La terna para el vocal de la Judicatura que presidirá ese organismo para cuándo estará?
  • El envío de la terna no depende solo de la Corte sino del Consejo de Participación Ciudadana cuando nos solicite voy a poner en consideración del pleno de la Corte y proponer que sugieran nombres para integrar la terna. Yo soy fruto de un consenso y no voy a desbaratar ese consenso.
  • Va a pedir al pleno.
  • No voy a entrar en la discusión de que esto le corresponde al pleno o al presidente, no lo voy a hacer. El momento que tenga el pedido formal el Consejo de Participación, eso activa el que el pleno vaya a tomar la decisión de integrar una terna, ojalá no nos equivoquemos como ya lo hemos hecho.
  • ¿Ha podido ponerse al día, ver que quedó pendiente en la Corte?
  • Estoy en eso, necesito más información. Necesito reunirme con los presidentes de sala. está en agenda una reunión con los presidentes para ver cómo están las salas. Conozco como funciona mi sala, algo de la sala Contencioso Administrativa. Ahí hay un problema: el represamiento de casi 5.000 causas pendientes de admisión. He conversado con el presidente del Consejo para echar andar una idea de lo que ya se hizo en 2012. El transitorio nombró una sala temporal, pensaría en una cosa similar, si se necesitan ubicar recursos una sala temporal de jueces y conjueces para que se encarguen de despachar las causas que están represadas sobre todo las escritas. Esa sería una medida que también va en la línea de depurar el despacho de causas y quitarnos un peso de encima. La sala tributaria tiene alrededor de 900 que es una cifra manejable. Un dato interesante en esa sala. Dejé despachando causas del 2021 eso significa que son sentencias del 2022 que ya las despaché en el 2023. Esos son los escenarios óptimos, pero porque trabajamos las 24 horas también.
  • Iván Saquicela no le dejó un informe de la Presidencia.
  • No, supongo que no tuvo tiempo para prepararlo.
  • José Suing volvió a la Corte Nacional en 2020 tras casi siete años de haber sido destituido por el Consejo de la Judicatura presidido por Gustavo Jalkh. Es abogado y doctor en Jurisprudencia graduado en la universidad Católica. Especialista en Legislación Tributaria, Universidad Andina Simón Bolívar, Subsede Quito. Magíster en Economía con mención en Descentralización y Desarrollo Local, Universidad de las Américas. Doctor en Derecho, Universidad Andina Simón Bolívar. Docente universitario en varias entidades de educación superior. Presidente (e) y juez de la Corte, integrante de la Sala Especializada de lo Contencioso Tributario.
Facebook
Twitter