El semisumergible hallado con droga a 32 millas de Esmeraldas fue destruido

El semisumergible se halló a 32 millas náuticas.

La disposición presidencial es que al igual que se destruye la droga que se decomisa se deben destruir las embarcaciones que sirven para estos fines

El semisumergible hallado hace cerca de 15 días con 3.2 toneladas de droga en las costas de Esmeraldas fue destruido. Con ayuda de maquinaria pesada se efectuó el proceso que redujo a chatarra la embarcación.

Según autoridades de las Fuerzas Armadas, la embarcación había sido construida en fibra de vidrio, resina, madera y materiales no reutilizables. El semisumergible tenía alrededor de 18 metros de largo y tenía capacidad para transportar entre cuatro y cinco toneladas de sustancias catalogadas sujetas a fiscalización. Lea también: «El caso Senagua suma cuatro condenados más por presunto peculado«

La información oficial da cuenta además que tenía hasta cuatro motores de 75 HP (caballos de fuerza). El método de destrucción utilizado en el caso de la embarcación fue el de destrucción directa por medios físicos. Para ejecutar la destrucción del aparato hubo la disposición de un juez competente.

El hallazgo del aparato se dio a 32 millas náuticas de Esmeraldas el pasado 20 de enero y estuvo a cargo del bloque de seguridad que lo integran miembros de las Fuerzas Armadas y de la Policía. La embarcación habría sido utilizada por integrantes de grupos delincuenciales organizados que fueron catalogados por decreto como ‘grupos terroristas’.

Cuando los uniformados cumplieron la operación fueron detenidos tres ciudadanos colombianos que se encontraban en el interior. El semisumergible era de color gris, informó la Armada en un comunicado.

El cargamento de droga se había distribuido en 161 bultos grandes y uno pequeño. Los paquetes habrían sido envueltos con cinta de embalaje en sacos de yute. La prueba aplicada al alcaloide dio positivo a clorhidrato de cocaína.

La operación ocurrió pocos días después de que en país se decretó estado de excepción y toque de queda nocturno. Además, en otro decreto, el presidente Daniel Noboa decretó la existencia de un conflicto armado interno a raíz de la serie de atentados promovidos por  grupos de delincuencia organizada.

Desde el 9 de enero varias ciudades del país fueron víctima de atentados terroristas y actos delincuenciales atribuidos a esos grupos. Hubo secuestro de policías, asesinatos, la colocación de artefactos explosivos, vehículos incendiados y la toma de más de 200 rehenes precedida por motines en cárceles.

Entre el 9 y este 30 de enero han sido detenidas más de 4.600 personas sospechosas de ser parte de los grupos delincuenciales. De ellas, 237 fueron procesadas por posible terrorismo. Ya son más de 84.184 municiones las decomisadas y se han hecho 57.803 operativos en todo el país.

Facebook
Twitter