El extitular de Participación José Tuárez insistió en la Corte que no cometió tráfico de influencias

En la Corte Nacional se realizó la audiencia de casación solicitada por José Tuárez.

Este lunes, a las 12:00, en la Corte Nacional de Justicia se realizó la audiencia de casación del exfuncionario sentenciado en enero por asociación ilícita

El tribunal de casación, presidido por el juez de la Corte Nacional de Justicia, Iván Saquicela, escuchó este lunes 27 de mayo de 2024 a la defensa del expresidente del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (CPCCS)) José Tuárez, sentenciado en enero por asociación ilícita. La diligencia se instaló luego de que los jueces resolvieron negar un pedido de la defensa del exfuncionario que buscaba la conformación de un nuevo tribunal para que resuelva el recurso.

Los jueces explicaron a Tuárez y a su defensor que no les correspondía integrar un nuevo tribunal para que conozca el caso y que si es que ellos pretendían que los actuales jueces se separen del conocimiento de la causa había caminos legales: excusa y recusación. Al no haberse recusado a los jueces la audiencia siguió.

La defensa de Tuárez, preso desde hace más de cuatro años, solicitó que se ratifique la inocencia del exsacerdote. Argumentó la existencia de errores, violaciones de procedimiento y falta de argumentación. Algo que para el representante de la Fiscalía no es correcto. Dijo que no existen violaciones al proceso. Tampoco hay omisión expresa de normas. Según el funcionario, no explicaron de forma clara los argumentos individuales para identificar el error de derecho expresado. Por eso pidió que se declare improcedente el recurso de casación por falta de argumentación. Desvirtuó la afirmación de una errónea interpretación de la ley.

José Tuárez también fue escuchado por los jueces. Indicó que en los cuatro años y seis meses que lleva preso, «a pesar de los amotinamientos y que no tuve comida estoy estudiando Derecho». En ese sentido consideró que la Fiscalía debía citarle con el inicio de la investigación previa del caso. Dijo que eso no ocurrió, que allanaron la casa y le detuvieron sin conocimiento de las razones. Ratificó que «doy la cara, no tengo por qué esconderme en ninguna embajada ni en ningún convento».

Acusó a la Fiscalía de supuestamente haber actuado de forma desastrosa durante el allanamiento a la casa de su madre con «helicópteros, más de 250 policías. A mi madre la tiraron al piso, se pasaron por encima, hicieron destrozos y barbaridades en la casa de mi madre». Eso recordó que fue el 28 noviembre de 2019. Habló de secuestro, torturas sicológicas, recordó lo ocurrido durante los amotinamientos que dejaron decenas de reos asesinados y su paso por pabellón F.

«Venían por mí, estuve incomunicado, tuve tratos crueles e inhumanos, torturas de parte de los presos, extorsiones que por mi carencia económica no pude pagar, mi madre murió, el gobierno no nos provee de alimentos…». Para él, el proceso está viciado por muchos errores, «porque nunca cometí ese delito, no conocía a las personas solo a Mario Trejo que era mi conductor, no hay conversación que me lleve al tráfico de influencias». Afirmó que se tomaron su nombre y que lo único que hizo es ayudar a los pobres. Pidió a los jueces que actúen en justicia y no dejen presionar por los medios y la Fiscalía.

Los jueces suspendieron la audiencia para deliberar el fallo. Luego anunciaron que la deliberación seguirá y convocarán una nueva fecha para anunciar la resolución. En agosto de 2020 un tribunal de jueces de Guayas sentenciaron a Tuárez a cinco años de cárcel como autor directo de asociación ilícita para ofertar cargos públicos.

Tuárez fue investigado por la Fiscalía por asociación ilícita para ofertar cargos públicos. En su contra se presentaron pruebas que lo señalaron en la venta de cargos públicos mientras se desempeñó como presidente del CPCCS. Fue considerado como el principal miembro de un grupo delictivo que ofrecía puestos públicos a cambio de la entrega de elevadas cantidades de dinero.

Facebook
Twitter