Dos abogadas y una jueza hablan de la presencia de la mujer en la administración de justicia

María Teresa Torres, Lorena Grillo y Enma Tapia responden tres interrogantes en el Día de la Mujer

Las juristas María Teresa Torres y Lorena Grillo, son abogadas en libre ejercicio que han defendido casos a involucrados en casos mediáticos. Penalistas de reconocida trayectoria en la capital. Y, la jueza nacional Enma Tapia, actual presidenta subrogante de la Corte Nacional de Justicia responden tres interrogantes en el Día de la Mujer. Los temas tienen que ver con la presencia de la mujer en la administración de justicia, la perspectiva de las litigantes mujeres sobre la violencia de género y los retos para las mujeres ante el cáncer de la corrupción que afecta a todos.

MARÍA TERESA TORRES PADRÓN

¿Cómo mejorar la presencia femenina en la administración de justicia, tomando en cuenta que hace poco, mujeres presidían la Corte Nacional de Justicia y el Consejo de la Judicatura?

Considero que es necesario, como mujeres, enfocarnos más que en la presencia femenina en la administración de justicia, en la calidad de las mujeres que nos representan. Desde el punto de vista formal, la paridad de género ha sido la lucha constante y de la cual, hoy en día va ganando más fuerza en la representatividad; sin embargo, no únicamente debemos quedarnos en números, de cuántas mujeres son parte de la administración de justicia, sino de que esas mujeres que están en esos cargos, sean las idóneas y las que de acuerdo a sus méritos deben ocuparlos. La estructuración de los concursos, los seleccionadores, y demás actores dentro del proceso de selección de perfiles, cumplen un rol básico y determinante dentro de esta mejora de la administración de justicia, y con ello evidentemente la presencia femenina y masculina debe ser de más alto nivel durante todo el proceso.

¿Cuál es la perspectiva de las litigantes mujeres sobre la violencia de género?

Considero que una parte muy importante y donde se debe hacer énfasis es la educación respecto a lo que significa la violencia de género. Lamentablemente, hasta el día de hoy vivimos este tipo de violencia y trato discriminatorio por los diferentes operadores del sistema de justicia, hay muchas conductas que se han normalizado por años y que cuesta re educar y hacer entender que constituyen violencia de género.

¿La perspectiva? Seguir luchando, cada una desde nuestra trinchera a fin de abolir todo tipo de conducta, comportamiento, lenguaje que constituya la violencia de género, no quedarnos calladas y tomar todas las acciones legales y sociales para no permitir que este tipo de violencia se continúen normalizando.

¿Cuáles son los retos para las mujeres ante el cáncer de la corrupción que afecta a todos: mujeres y hombres

Creo que el reto es para todos los ciudadanos, no solo a nivel judicial, político, publico, en todas las esferas. Hemos normalizado muchas conductas que forman parte de la corrupción y que se ha enquistado en nuestro sistema. La educación es uno de los pilares más fuertes, pero también la formación en valores. Siempre habrá la esperanza de poder cambiar, paso a paso, el sistema, pero para llegar a ese objetivo necesitamos estar todos dentro del mismo barco, sin importar género, edad, condición o preferencia. Es un reto que tenemos todos los ecuatorianos que queremos vivir en un país mejor.

LORENA GRILLO

¿Cómo mejorar la presencia femenina en la administración de justicia, tomando en cuenta que hace poco, mujeres presidían la Corte Nacional de Justicia y el Consejo de la Judicatura?

Sobre este punto, es importante analizar que la situación que enfrenta el país y la profunda crisis de la Administración de Justicia, ponen en alerta a las mujeres profesionales, y con las credenciales adecuadas para esos cargos, y esto termina evitando que los mejores perfiles se presenten a concursar por esos cargos. La opacidad de los concursos, las irregularidades, la corrupción desencanta y termina por lograr que mujeres de alto perfil o se retiren de los concursos, o de entrada se nieguen a entrar.

Para mejorar esto, los concursos deben ser muy transparentes, con comisiones calificadoras conformadas por expertos extranjeros sin vinculación alguna al país, con pruebas técnicas de confianza y con métodos de calificación objetivos y no subjetivos que favorezcan el compadrazgo.

¿Cuál es la perspectiva de las litigantes mujeres sobre la violencia de género?

El tema de la violencia de género, en relación con la Función Judicial y la fiscalía que maneja la investigación, es muchas veces desalentadora, pues falta enorme preparación en jueces, fiscales, cuerpos periciales adscritos a estas entidades, sobre lo que es este fenómeno, cómo se investiga, cómo se actúan y se preparan los elementos para llevar adelante un caso como estos y lo más importante: cómo tratar con una víctima de violencia. Más aún tomando en cuenta que apenas el 1% de estos casos en el Ecuador se procesan, a veces resulta inverosímil ver cómo la impunidad es la regla en las investigaciones por delitos de VG, siendo que este fenómenos es transversal a la sociedad, y que debido a la falta de interés estatal en sancionar estos actos, simplemente estos cada vez son peores, más violentos, más atroces, más públicos, pues los agresores saben que no habrá consecuencias.

¿Cuáles son los retos para las mujeres ante el cáncer de la corrupción que afecta a todos: mujeres y hombres?

Sobre los retos creo que son claros. La sociedad ecuatoriana, machista como es, ha estado encabezada por hombres, lo que evidentemente no ha resultado bien, siendo tiempo de dejar que las mujeres preparadas y con los perfiles adecuados ocupen las más altas magistraturas, y cargos, no sólo en la función judicial, sino a todo nivel estatal, para poder dar un golpe de timón a este país que se nos ha ido de las manos a todos.

ENMA TAPIA RIVERA

¿Cómo mejorar la presencia femenina en la administración de justicia, tomando en cuenta que hace poco, mujeres presidían la Corte Nacional de Justicia y el Consejo de la Judicatura?

Tomando en cuenta que hace poco, mujeres presidían la Corte Nacional de Justicia y el Consejo de la Judicatura, no es tan así. Si observamos la galería de presidentes de la Corte hay decenas de jueces varones una sola jueza mujer. La única jueza que ha presidido la Corte una mujer fue un asunto, digamos así, fue temporal porque no ha existido otra. En esta vez después de ella vino el doctor Iván Saquicela y nosotros peleamos en el sentido legal de que además de haber paridad debería haber alternancia. Por lo tanto, si ya fue una mujer y luego un hombre nosotros exigimos alternancia. Por lo tanto, creemos que la próxima presidenta de la Corte debe ser mujer. Pero además de ello creemos que debe haber reformas legales. Por ejemplo, hace poco un grupo de mujeres que realmente realizaron un trabajo extraordinario, presentamos ante la Asamblea un proyecto se reforma de ley, enmienda constitucional que no solo conste que se buscará la paridad sino queremos que se diga que se garantizará. Es la única forma en la que podremos mejorar la presencia femenina. Estamos consientes que no es que porque llegue una mujer por el solo hecho de ser mujer. Mucha de la gente dice deben estar preparadas, participen, sí es cierto, así lo estamos haciendo, pero no es igual participar un hombre que a una mujer. Para nosotras es más difícil poder estudiar porque tenemos que atender, además, nuestras otras obligaciones que o la sociedad o nosotras mismas nos hemos impuesto, por ejemplo, atender la casa, los hijos, los quehaceres domésticos, es más difícil poder estudiar sin embargo lo hemos hecho. Estamos preparadas lo que necesitamos es que nuestra Constitución garantice y aseguro que la presencia femenina aumentará en el país.

¿Cuál es la perspectiva de las litigantes mujeres sobre la violencia de género?

No podría dar un análisis completo con conocimiento de causa porque normalmente sobre violencia de género se da en el área penal, tal vez de violencia intrafamiliar. Sin embargo, en materia laboral también tenemos, por ejemplo, una de las figuras de las que también podríamos hablar de violencia de género o tal vez adecuarla que es el acoso laboral. ¿Cuál es la perspectiva de las litigantes mujeres? Todos los casos que he tenido sobre acoso laboral, violencia de género no concretamente pero sí de violencia sicológica hacia cierto tipo de mujeres trabajadoras no las han defendido mujeres. Más bien lo han hecho hombres. La verdad es que le puedo decir y lo hago con conocimiento de causa, no están todavía preparadas ni preparados los abogados para poder enfrentar un proceso de este tipo. No se llega a un feliz término debido a la deficiente defensa y calidad de prueba que se presenta. Si me permiten dar un consejo es que los y las abogadas, porque esto no es asunto que si a una mujer la violentan tiene que defenderle una mujer, no necesariamente, puede hacerle también un hombre, tiene y es su deber hacerlo de la mejor manera.

¿Cuáles son los retos para las mujeres ante el cáncer de la corrupción que afecta a todos: mujeres y hombres?

No creo que la corrupción sea de hombres o de mujeres. Creo que la corrupción es un cáncer que afecta a la sociedad. Mire el caso que tenemos y que la fiscal lo ha denominado Metástasis. El término es cuando el cáncer se ha regado o diseminado en todo el cuerpo y así está la corrupción. Casi todo el día me he reunido con mujeres hablando de la corrupción. Si se fija en las estadísticas, nosotros hacíamos un análisis estadístico. Si bien las mujeres no están libres de la corrupción si se observa hay más hombres que mujeres en corrupción. No quiero decir con esto que los hombres sean corruptos y las mujeres no, por su puesto que no. ¿Qué reto podemos enfrentar las mujeres ante esto? Tenemos un reto enorme y me voy a tomar el papel de madre porque esta corrupción no viene de por sí, no es que se aprende en la universidad y los abogados salen corruptos y los jueces se hacen corruptos. Es un cáncer que afecta a la sociedad. Por lo tanto, creo que debemos inculcar los valores de ética, moral y un buen comportamiento desde nuestra casa a nuestros hijos. Desde pequeños si es que trajeron un lápiz que no les corresponda desde la escuela llevarlos a que devuelvan. Yo hacía eso con mis hijos porque les parecía sumamente vergonzoso. Decían no me robé el lápiz. Yo hacía que entiendan que no podían tener un lápiz que no les pertenecía y hacía que devuelvan. Qué queremos formar con esto porque definitivamente el cáncer está tomado. Debemos tratar desde las etapas más tempranas hacer que no se contaminen con el mismo y ahora que estamos en medio de eso no podemos justificarnos y decir estamos en medio de eso y no podemos hacer nada, no. El reto es para hombres y mujeres. El reto es para hombres y mujeres. En nuestro trabajo, casa o diario vivir, cuando vivimos en una sociedad, vamos a un restaurante. Aquí el papel solo de la mujer no corresponde sino a todos, poner el hombro y hacer lo mejor que podamos en cada uno de nuestros trabajos.

Facebook
Twitter