Caso Nene: El hijo de la vicepresidenta espera que se procese su caución para salir en libertad

Audiencia. Tras su detención Francisco Barreiro recibió cargos en el Complejo Judicial Norte.

Francisco Barreiro Abad, hijo de la vicepresidenta Verónica Abad, en misión diplomática en Israel, deberá esperar entre una y dos semanas que se procese el pago de los 20.000 dólares de la caución para que se suspenda la prisión preventiva dictada en su contra. Barreiro es investigado por el posible delito de oferta de tráfico de influencias, mediante el posible cobro de diezmos a un exfuncionario de la Vicepresidencia.

El monto de la caución se fijó en una audiencia solicitada por Oswaldo Trujillo, su abogado defensor quien indicó que ya se ingresó el cheque dentro de los cinco días concedidos por la jueza María Fernanda Castro Angos.

La demora en el trámite de la caución obedece al pedido de excusa de la jueza que hizo el abogado de la presunta víctima David Roberto Meza Angos quien dijo ser su primo y ese laso de consanguinidad es motivo de excusa. La jueza se excusó y ese trámite tiene que ir a la sala de sorteos para que un nuevo juez conozca la causa. Con un nuevo juez el trámite no debería tomar más de una semana, indicó Trujillo. Según Trujillo, el defensor de la presunta víctima presentó el pedido para que no se tramite la caución.

Trujillo había propuesto pagar 5.520 dólares como caución y en la audiencia cumplida el 11 de abril habría demostrado que el nivel que tiene Barreiro no es extremadamente alto y todavía no existe un daño material causado. Pero la jueza determinó que sean 20.000 dólares, monto que para poder cubrirlo la familia de Barreiro lo hizo a través de un crédito.

En la diligencia de la caución Trujillo, además de exponer la situación económica de su cliente, precisó que el delito que se investiga es de oferta de tráfico de influencias y la pena es de 3 a 5 años, la multa sería de 10 a 12 salarios básicos y sobre el posible daño causado no existe un informe pericial.

En su fallo la jueza enfatizó que la Fiscalía no había proporcionado los insumos necesarios para establecer cuál es el monto del perjuicio que se ha irrogado en contra de la víctima ni los datos de vulneración de su patrimonio.

La Fiscalía reconoció que “actuando con objetividad y lealtad procesal no tengo monto es incuantificable la corrupción en tal virtud no puedo dar los montos que ha afectado a la sociedad ecuatoriana”. Y, a más de la caución solicitó que se disponga varias medidas cautelares como el grillete electrónico.

Se dispuso la prohibición de salida del país y la obligación de presentarse todos los días miércoles en horas laborables en Cuenca. Sobre el grillete electrónico la jueza indicó que no existe provisión en este momento. En su fallo la jueza había indicado que una vez que se verifique el depósito de dinero se emitirá la boleta de excarcelación, pero eso se vio interrumpido por el pedido de excusa que hizo David Meza Angos.

Desde la cárcel de La Roca en Guayaquil en donde también se encuentran recluidos el exvicepresidente Jorge Glas, el expresidente del Consejo de la Judicatura Wilman Terán, el exasambleísta Pablo Muentes y Daniel Salcedo, Barreiro envió un mensaje: dijo que se considera un perseguido político de la administración del presidente Daniel Noboa.

Barreiro fue denunciado por un extrabajador de la Vicepresidencia por una supuesta oferta de tráfico de influencias mediante el supuesto intento de cobro de diezmos.

Facebook
Twitter