Caso Mascarilla: El 30 de abril será la audiencia de casación para el policía David Velasteguí

Aspiración. El policía espera que la Corte Nacional ratifique su inocencia.

La Corte Nacional de Justicia convocó para el 30 de abril de 2024, a las 11:00, la audiencia de casación en el caso de supuesta extralimitación en la ejecución de un acto de servicio de la que se acusa al policía David Velasteguí. El funcionario fue condenado en primera instancia, en segunda le ratificaron la inocencia, fue a casación y anularon el caso que volvió nuevamente a segunda instancia y se volvió a ratificar su inocencia.

La Fiscalía lo procesó por su presunta participación en el delito de extralimitación en la ejecución de un acto de servicio que habría ocurrido el 23 de agosto de 2018, en el control de Mascarilla, provincia de Imbabura. En ese lugar se produjo la muerte de Andrés Padilla.

Los hechos investigados por Fiscalía ocurrieron el 23 de agosto de 2018, cuando Andrés Padilla falleció en un confuso incidente entre un grupo de pobladores del Valle del Chota y miembros de la Policía que ejecutaban un operativo.

La Fiscalía señaló al uniformado porque sus acciones habrían transgredido el reglamento de uso adecuado y progresivo de la fuerza, y que su accionar va en contra de tratados, convenios y principios básicos del empleo de armas a escala internacional.

Según ese organismo, los pobladores del sector habrían querido evitar que un vehículo, que había sido parte de un accidente de tránsito, sea detenido por los policías. Luego de que los agentes iniciaran el procedimiento correspondiente y el vehículo en mención había sido subido a un remolque, este fue tomado a la fuerza por parte de un ciudadano que huyó a bordo del automotor.

Esto habría provocado una persecución, en la que se vieron involucrados varios vehículos más (entre automotores civiles, patrulleros y motocicletas de tránsito), que terminó en el control de Mascarilla, donde se produjo un enfrentamiento en el cual perdió la vida Andrés Padilla, producto de un impacto de bala en la cabeza.

La diligencia se realizará en la sala de audiencias del mezzanine 2 del edificio de la Corte. El uniformado espera que los jueces actúen con base en la verdad y transparencia de sus actos policiales “que fueron legítimos y en protección de mi vida y la de mi compañero” y ratifiquen su estado de inocencia.

«Soy el caso pionero en la lucha por el uso legítimo de la fuerza, en comprender la riesgosa pero también celosa profesión y el compromiso que llevamos con nuestra ciudadanía, con nuestro país, para un futuro mejor».

David Velasteguí

El temor del policía es que “se sacrifiquen mis derechos nuevamente a pretexto de formalidades, pues ya ha sido ratificado en mi inocencia, no obstante ha sido terrible recibir una nulidad cuando ya se analizó mi adecuado y necesario procedimiento policial, sin embargo se ha extendido la tortura judicial cuando ya no existe nada más que escrutar para demostrar algún nivel de responsabilidad penal”.

El uniformado insistió en que siempre ha actuado con valentía y con base en la verdad que ha desembocado en una verdad procesal, “la cual ha sido puesta desde el primer momento a todos los funcionarios judiciales que han intervenido en mi causa; es por ello que la historia y el proceso dan razón de mi adecuado procedimiento policial, lo cual debería ser expuesto a través de los señores jueces de la Corte Nacional de Justicia”.

¿Una decisión contraria afectaría la labor policial?

Velasteguí recalca que actuó en representación del Estado, en ejercicio del cargo y función inherentes al servicio policial que son determinantes en el cumplimiento de la misión que debe cumplir la Policía. Opina que el resultado que se determine en el proceso judicial es algo que atañe a toda la institución. “Una decisión en contrario terminaría por afectar a todo un pueblo que requiere ahora más que nunca, acciones policiales decididas, valientes y además legítimas como en mi caso, a fin de contrarrestar la nefasta delincuencia que pretende destruir la paz ciudadana”.

El caso de Velasteguí se ha prolongado más de cinco años. Eso para él ha significado el desgaste en todos los ámbitos de un ser humano, pero ha permitido que se reformen leyes en favor de los uniformados para que su buena actuación sea respaldada legalmente. “Más orgullo tengo que esta lucha ha permitido a una sociedad entera poder sentirse más segura y confiada de quienes los protegen y los sirven”, añadió.

Facebook
Twitter