Caso González y otros: Siete testimonios se recibieron en la Corte en el primer día de juicio

Defensa. Juan Pablo Albán y Pablo Encalada defienden a los familiares de las víctimas.

Cerca de las 20:00 concluyó en la Corte Nacional de Justicia el primer día del juicio que se sigue en contra de tres policías en servicio activo y uno en servicio pasivo, sospechosos de la presunta desaparición de tres personas durante un asalto a una farmacia en Guayaquil, ocurrido en 2003.

Incidentes de los defensores de los procesados impidieron que la instalación de la diligencia se realice a las 09:00 como había convocado Felipe Córdova, juez nacional ponente e integrante del tribunal de juicio. Fueron dos incidentes procesales a cargo de Iván Durazno y Luigi García: presunta prescripción de la acción y presunta nulidad por aplicación del procedimiento equivocado del Código Orgánico Integral Penal (COIP) en lugar de Código de Procedimiento Penal. El juez desechó las pretensiones e impuso una multa de un salario básico al abogado García por deslealtad procesal.

Los alegatos de apertura estuvieron a cargo de la fiscal Diana Salazar. Ella recordó que, en un operativo policial ejecutado en noviembre de 2003, en una farmacia ubicada en el sector de la Alborada en el norte de Guayaquil, se produjo la desaparición de tres personas en el contexto del asalto al local de venta de medicinas. Ellos son: Johny Gómez, César Mata y Erwin Vivar (quien apareció en 2016 en Venezuela y fue parte de los testimonios).

Según la teoría de la fiscal, en la época del hecho habría funcionado una estructura parapolicial que habría obrado sin autorización y conocimiento de las autoridades civiles y policiales de la época. Algo que, para Juan Pablo Albán, defensor de la acusación particular de Dolores Guerra y Pilar Valenzuela, es discutible porque Eduardo González uno de los sospechosos del caso habría tenido el respaldo de uno de los comandantes de la época. Los hechos son constitutivos de una desaparición forzada que se subsumió en el delito de plagio. La fiscal le anunció al tribunal que demostrará durante el juzgamiento que los hechos ocurrieron en un contexto particular de presunta lucha antidelincuencial.

En sus alegatos iniciales Albán habló de lo que calificó como la masacre del 19 de noviembre de 2003 y su impacto en la opinión pública ecuatoriana, la existencia de un proceso internacional pendiente ante la CIDH. Dijo que los hechos no son resultado del azar o el infortunio, fueron planificados y ocurrieron en un contexto específico que será probado.

“El momento que vive la patria no nos autoriza a hacer apología del actuar policial: Quienes están sometidos a juicio no son los desaparecidos sino algunos, que no todos ni los más importantes, de los responsables del hecho. En el curso de esta audiencia escucharán reiteradamente descalificaciones contra Johnny y César, ningún ser humano, por detestable que nos pareciera o resultare, merece ser víctima de las atrocidades que fueron perpetradas en su contra”, resaltó.

Adicionalmente Albán ratificó que “las argucias de los acusados ya han sido desacreditadas. Los hechos no pueden ser calificados recurriendo a eufemismos, constituyen graves violaciones a los derechos humanos, específicamente desapariciones forzadas, lo que también será probado”.

Agregó que la definición de desaparición forzada está contemplada en el derecho penal ecuatoriano y el derecho internacional. Hizo ver la responsabilidad directa e indirecta del Estado ecuatoriano en el caso, el estándar de la debida diligencia y su incumplimiento y los deberes del Estado frente a las desapariciones forzadas: buscar, investigar, reparar, contar la verdad.

En la primera jornada, la misma que se extenderá hasta el miércoles, se recibieron siete testimonios y se reprodujo el testimonio anticipado de Vivar. También se escuchó a Dolores Guerra (esposa de uno de los desaparecidos), Pilar Valenzuela (madre de otro de los desaparecidos), Iván Mata (hermano de una de las víctimas) y el de Mireya Vélez (esposa de Erwin Vivar). El juicio seguirá este martes a partir de las 09:00. Integran el tribunal Felipe Córdova, Julio César Inga y Javier de la Cadena.

Facebook
Twitter